Periodismo en la Web
Interes General

Bautismos de esperanza en la Catedral para los sin techo

En una emotiva ceremonia encabezada por el arzobispo porteño, más de 50 personas sin hogar fueron bautizadas en la Catedral metropolitana, anticipando la Navidad. Red Solidaria, presente desde 2013, organizó el evento que busca llevar la fe católica a aquellos que sobreviven en la calle.

La tarde-noche del viernes 22 de diciembre se vivió un conmovedor acto en la Catedral Primada de Argentina, donde más de 50 personas sin techo fueron bautizadas, marcando un evento inusual en el majestuoso recinto religioso. El arzobispo porteño, a la cabeza de la ceremonia, anticipó la Navidad extendiendo un gesto de esperanza a aquellos que enfrentan la dura realidad de vivir en la calle.

El evento fue organizado por Red Solidaria, una entidad comprometida con la causa desde el año 2013, cuando Jorge Mario Bergoglio fue nombrado Papa. Desde entonces, de lunes a viernes, ofrecen cenas a los sin techos que se acercan a la Plaza de Mayo, en las cercanías de la sede de la curia porteña.

El motivo de esta ceremonia tan especial fue un bebé que, siendo parte de la cruda realidad de vivir en la calle, inspiró a realizar más de 50 bautismos. La Navidad, símbolo del nacimiento de Jesús y la esperanza de una nueva vida, se convirtió en el catalizador de este emotivo acto religioso.

Asimismo, la presencia de los Hogares de Cristo, encabezados por el joven sacerdote Gastón “Tonga” Colombres, se hizo notar. Este grupo, proveniente de la villa “Ciudad Oculta”, colabora activamente sirviendo comida y ofreciendo apoyo a los sin techos. La solidaridad de la Familia Grande de los Hogares de Cristo se manifiesta cada miércoles, siendo un puente vital para aquellos que buscan salir de la calle.

En un momento especialmente emotivo, el arzobispo, Jorge Ignacio García Cuerva, enfatizó la importancia del bautismo, destacando su significado simbólico y la renuncia al mal para aceptar a Dios. Además, resaltó la responsabilidad de los padrinos, subrayando que no se trata solo de regalos, sino de estar presente en los momentos difíciles.

La ceremonia, pese a realizarse en la imponente Catedral metropolitana, contó con la participación activa de los nuevos miembros de la fe católica. Rosarios fabricados en el Vaticano y símbolos del Espíritu Santo fueron entregados a los recién bautizados en el altar.

En las afueras de la Plaza de Mayo, la solidaridad se desplegó en diversas formas. Peluqueros ofrecieron sus servicios, juegos entretuvieron a los niños, y músicos en vivo, incluyendo la banda de cumbia Ráfaga, amenizaron el evento. La comida y las tortas fueron el cierre perfecto para una jornada llena de fe y esperanza.

De los 54 inicialmente anotados, más personas se sumaron, como una adolescente de 14 años y su hermano de 12, quienes, sin conocer la realización del bautismo, decidieron unirse a la bendición para sus hijos. García Cuerva, consciente del desorden generado por las ansias de bautizarse, pidió comprensión a las encargadas ceremoniales, reconociendo la informalidad propia de aquellos que sobreviven en la calle a la buena de Dios.

En esta Navidad, la Catedral se convirtió en el escenario de un gesto de fe y solidaridad, donde la esperanza renació para aquellos que enfrentan la dura realidad de vivir sin techo.

Related posts

Comienza el período complementario de inscripciones para el ciclo lectivo 2023 en la Ciudad

Periodismo en la Web

Reconocimiento y cuantificación de la población argentina en el Censo Nacional 2022

Periodismo en la Web

Remataron 10 vagones históricos del subterráneo porteño

Periodismo en la Web