Periodismo en la Web
Salud

Mitos y verdades sobre la hidratación: ¿Cuánta agua realmente se necesita?

En un mundo inundado de información contradictoria, la pregunta persiste: ¿cuánta agua es realmente necesaria para mantenerse hidratado? Expertos desmitifican mitos y revelan verdades sobre la cantidad de líquidos que nuestro cuerpo demanda a diario.

La hidratación, tema de constante interés, ha sido objeto de numerosas interrogantes. La Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos, en 2004, formuló recomendaciones generales, indicando que hombres saludables suelen mantenerse adecuadamente hidratados con tres litros diarios, mientras que las mujeres necesitan al menos 2,2 litros, sin considerar la ingesta a través de los alimentos. No obstante, los expertos advierten que estas pautas no son dogmas.

“La mayoría de las personas, incluso por debajo de esa recomendación, estarán bien”, aclara Siddharth P. Shah, nefrólogo del Hospital de la Universidad de Pensilvania.

La necesidad de agua varía entre individuos. Quienes realizan actividades físicas intensas deben compensar las pérdidas de líquido, según George Chiampas, especialista en medicina de emergencia. Factores como el clima, tamaño corporal, embarazo, entre otros, también influyen. Con la edad, la cantidad necesaria disminuye debido a la pérdida de músculo y aumento de grasa.

La detección de la sed en adultos mayores es menos efectiva, lo que podría llevar a una ingesta insuficiente. “Si sientes sed, probablemente estés deshidratado y debes beber agua”, aconseja Alysia Robichau, médica en Houston Methodist.

Además del agua, las señales de deshidratación incluyen piel seca, dolor de cabeza y sequedad en los ojos. Chiampas sugiere comenzar el día con agua, ya que durante el sueño se atraviesa un período sin ingestión de líquidos.

El café y bebidas con cafeína, aunque hidratan, pueden reducir la capacidad de los riñones para absorber agua. Bebidas alcohólicas también deshidratan. Agregar saborizantes o optar por agua carbonatada es válido, pero en exceso, incluso el agua puede ser perjudicial, advierte Shah.

Cabe destacar que la hidratación no se limita al consumo de líquidos; frutas y verduras, como sandía y apio, también contribuyen. Según la Academia Nacional de Medicina de EE. UU., el 20% del agua necesaria se obtiene a través de los alimentos.

En términos de exceso, Chiampas alerta sobre la posibilidad de intoxicación por agua, especialmente en atletas de resistencia que consumen grandes cantidades rápidamente. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan no beber más de 48 onzas por hora.

“En estos días, hay un montón de personas que traen botellas de agua demasiado grandes. Pero la abrumadora mayoría no necesita beber ese exceso de agua”, concluye Shah.

En un escenario donde la información sobre hidratación es vasta, es crucial distinguir mitos de realidades. La cantidad de agua necesaria varía, y las pautas generales deben tomarse con precaución. Mantenerse alerta a las señales del cuerpo y adoptar un enfoque equilibrado es fundamental para una hidratación adecuada.

 

Related posts

En el Día Mundial de la lucha contra el cáncer se promueve la atención y los cuidados justos

Periodismo en la Web

Desde 1986 la Maternidad Sardá trabaja sobre el Seguimiento del Niño Prematuro

Periodismo en la Web

141 años de ayuda humanitaria y solidaridad de la Cruz Roja Argentina

Periodismo en la Web