Periodismo en la Web
Salud

La espirulina, alga del futuro que mejora la salud y está reconocida por la OMS

En 1996, la OMS destacó a la espirulina, un alga azul-verde de origen prehispánico, como el alimento del futuro. Rico en proteínas y vitaminas, este superalimento no solo beneficia la salud general, sino que también podría tener propiedades neuroprotectoras. Descubre sus beneficios, su origen y cómo incorporarlos a la dieta diaria.

En 1996, la Organización Mundial de la Salud (OMS) otorgó a la espirulina, un alga azul-verde surgida en el México prehispánico, el título de “mejor alimento para el futuro”. Este reconocimiento se basa en numerosos estudios científicos que subrayan su elevado contenido de proteínas y vitaminas naturales.

La espirulina, una cianobacteria de agua dulce, se encuentra en hábitats como el Océano Pacífico, el lago Chad en África y el lago Titicaca en América del Sur. Su importancia histórica en civilizaciones antiguas se relaciona con su uso en la dieta y la medicina.

En la actualidad, la espirulina se ha vuelto popular entre deportistas y aquellos que buscan mejorar su bienestar. Este alga ofrece proteínas de alta calidad, aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales esenciales y ácidos grasos esenciales. Además, estudios científicos respaldan sus beneficios para la salud cerebral.

¿Qué es la espirulina?

La espirulina, clasificada inicialmente en el reino vegetal, pertenece al reino bacteriano (cianobacterias) debido a su composición genética, fisiológica y bioquímica. Se trata de un alga verde azulada de agua dulce con diversos nutrientes. Su consistencia natural es similar a la de un queso untable, aunque al secarse se convierte en un polvo arenoso.

¿Qué beneficios tiene la espirulina en el organismo?

La espirulina, con un contenido proteico entre el 60% y el 70% de su peso seco, ofrece un completo perfil nutricional. Es una fuente destacada de proteínas de alta calidad y todos los aminoácidos esenciales, siendo un complemento ideal para dietas vegetarianas o veganas. Además, aporta vitaminas A, C, E, del complejo B (incluida la B12 difícil de obtener de fuentes vegetales), y minerales cruciales como hierro, magnesio, calcio y zinc.

Sus ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6 son clave para la salud neuronal y cardiovascular. La presencia de pigmentos como la clorofila y la ficocianina fortalece su capacidad antioxidante y antiinflamatoria, beneficiando al sistema inmunológico y la salud digestiva. Investigaciones recientes sugieren su impacto positivo en la regulación del azúcar en sangre y la mejora de la salud cardiovascular.

Una revisión científica del 2022 destaca posibles propiedades neuroprotectoras de la espirulina, reduciendo el estrés oxidativo y actuando como antioxidante. Podría contribuir en la lucha contra enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer, Parkinson y Esclerosis Múltiple, fortaleciendo la respuesta inmune y mejorando las funciones cerebrales.

¿Qué personas no pueden tomar espirulina?

A pesar de sus beneficios, la espirulina podría no ser adecuada para todos. Se desaconseja su consumo en personas con condiciones médicas específicas o que toman ciertos medicamentos debido a sus propiedades anticoagulantes. Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, personas con hiperuricemia, enfermedades del tiroides, hepáticas o trastornos autoinmunitarios deben evitarla. La consulta médica previa es crucial, especialmente en personas con condiciones de salud preexistentes y en menores de edad.

¿Cómo se puede consumir la espirulina?

La espirulina, además de su uso en el ámbito de la salud natural, ha encontrado su lugar en la cocina moderna. Se presenta en polvo, tabletas o cápsulas, siendo ideal para agregar a diversas recetas. Sin embargo, su incorporación debe ser gradual debido a su intenso sabor y propiedades.

Es esencial asegurarse de su procedencia para evitar toxinas y, en casos de condiciones médicas o consumo de ciertos medicamentos, buscar asesoría profesional antes de integrarse en la dieta. Aunque respaldada por el Instituto Nacional de Salud de los EEUU, la espirulina debe ser consumida de manera informada y responsable.

La espirulina, reconocida por la OMS como el alimento del futuro, emerge como un superalimento con innumerables beneficios respaldados por estudios científicos. Desde sus orígenes prehispánicos hasta su presencia en la dieta contemporánea, esta alga azul-verde se destaca por su rico perfil nutricional. Sus propiedades neuroprotectoras, antioxidantes y antiinflamatorias sugieren un potencial en la prevención y tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. Sin embargo, su consumo no es universalmente recomendado, destacando la importancia de la consulta médica previa. La espirulina, presente en diversas formas, ofrece una alternativa versátil y nutritiva para aquellos que buscan mejorar su bienestar de manera informada y responsable.

Related posts

Se deberá solicitar turno de forma obligatoria en los grandes Centros de Testeos

Periodismo en la Web

El Hospital Garrahan realizó un evento por el día de la Pachamama

Periodismo en la Web

Propuesta de donación para sumar un CeSaC al Hospital Zubizarreta

Periodismo en la Web