Periodismo en la Web
Sociedad

Vecinos de Palermo expresan su malestar por los ruidos molestos en la zona

Los residentes del barrio porteño de Palermo manifestaron su descontento debido a los constantes ruidos perturbadores provenientes del Hipódromo, el Campo de Polo y el Paseo de la Infanta.

En el barrio de Palermo, los vecinos que viven en las proximidades del Hipódromo, el Campo de Polo y el Paseo de la Infanta expresaron su queja por los ruidos molestos que afectan su tranquilidad diaria.

Estos ruidos son el resultado de la actividad nocturna que se lleva a cabo después de las medidas de flexibilización implementadas en la zona. Los vecinos denuncian que el nivel de decibeles supera ampliamente los límites permitidos en el área.

En particular, en las zonas cercanas al Hipódromo de Palermo y el Campo de Polo, los residentes experimentan altos niveles de ruido generados por eventos al aire libre que se realizan de miércoles a domingo.

En el contexto de la pandemia, se han implementado una especie de “boliches a cielo abierto”, desde los cuales se propagan ruidos y vibraciones constantes que exceden los 45 decibeles recomendados por la Organización Mundial de la Salud durante la noche.

Esta situación se debe a las restricciones impuestas por las medidas de seguridad sanitaria, que prohíben eventos de gran concurrencia en espacios cerrados.

Ante esta problemática, la agrupación Vecinos Palermo ha publicado un petitorio en la plataforma web Change.org, dirigido al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta.

El petitorio de los vecinos de la zona enfatiza: “El Hipódromo de Palermo, el Campo de Polo Argentino y el Paseo de la Infanta se han convertido en centros de eventos masivos y boliches a cielo abierto con música constante a todo volumen”. Además, señalan que esta situación ha transformado un barrio tradicionalmente tranquilo en una zona de ruido y vibraciones constantes que superan ampliamente los 45 decibeles recomendados por la OMS durante la noche, lo cual afecta el descanso y la salud de los residentes.

Según los vecinos, estos eventos y boliches funcionan de miércoles a domingo hasta altas horas de la madrugada, todos los días del año, lo que imposibilita el descanso adecuado y afecta negativamente la calidad de vida de la comunidad.

Los vecinos expresaron su preocupación en el petitorio de Change.org, mencionando: “Nos parece genial que Buenos Aires sea una vibrante capital cultural llena de propuestas de todo tipo, pero es inaceptable que esto se haga a expensas de volver locos a los cientos de vecinos que vivimos en la zona. De miércoles a sábados, los ruidos terminan a las 3 am y, a veces, a las 5 am. Los domingos comienzan a las 4 pm y duran hasta la medianoche. No se puede vivir así”.

Related posts

Rodríguez Larreta fomenta el empleo en un encuentro con jóvenes

Periodismo en la Web

Estudio Urbano y UNTREF consolidan alianza educativa en gestión musical

Periodismo en la Web

Suspenden los hisopados tras la agresión a un médico en UFU del Hospital Santojanni

Periodismo en la Web