Periodismo en la Web
Sociedad

Un hecho trágico caso de violencia infantil expone fallas en el sistema judicial y la protección de los niños

El asesinato de un niño de cinco años en la provincia de La Pampa revela las graves deficiencias en la respuesta ante la violencia infantil. La madre y su pareja se encuentran detenidas, pero el caso evidencia el mal desempeño judicial y la falta de acción de instituciones clave. Urge implementar cambios legislativos para combatir la impunidad y brindar apoyo a las víctimas y sus familias.

El martirio y posterior asesinato de Lucio Dupuy, un niño de cinco años en La Pampa, puso en evidencia la dolorosa realidad de la violencia infantil y las fallas en las instituciones encargadas de proteger a los niños. Tanto en el hospital, el jardín de infantes como en la policía, se detectaron deficiencias en el manejo del caso, agravando aún más el trágico desenlace.

La complejidad de los casos que involucran situaciones familiares requiere una atención temprana y constante. En este caso, si se hubiera intervenido desde el primer momento en que se detectaron las agresiones psicológicas y físicas por parte de la madre y su pareja, Lucio estaría vivo hoy. La falta de respuesta oportuna y efectiva revela una deficiencia en la impartición de justicia, condenando a los inocentes a sufrir un doble castigo.

Ante esta problemática, es necesario impulsar cambios legales y procesales que aborden la cuestión central de las sanciones y el combate contra la impunidad. La participación de juristas reconocidos, legisladores, organizaciones relacionadas y familiares de los miles de víctimas que claman justicia en todo el país resulta fundamental. Solo así se podrá brindar un verdadero apoyo a las víctimas y sus familias, evitando que Argentina se convierta en un cementerio de impunidad.

La independencia del poder judicial es crucial para garantizar la justicia para todos los argentinos. De lo contrario, nos exponemos al manejo discrecional impulsado por una doctrina dañina que ha permeado la sociedad. La brutalidad y la persistencia de la violencia en nuestro país son consecuencias directas de la impunidad que prevalece.

Marisa Graham, Defensora Nacional de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, destacó la importancia de detectar señales de alarma en casos de violencia infantil. Expresó su preocupación por la falta de alerta por parte de la escuela y el hospital en el caso de Lucio Dupuy. Graham subrayó que la violencia contra los niños se encuentra invisibilizada y naturalizada, lo cual dificulta su prevención y protección.

La funcionaria también señaló la necesidad de crear conciencia social sobre los derechos de los niños, equiparando el nivel de atención que se presta a los derechos de las mujeres. A menudo, los actos de violencia hacia los niños se justifican como una práctica cultural o una forma de corrección, perpetuando microviolencias. Es fundamental transformar esta realidad.

Como recurso para prevenir y abordar situaciones de vulneración de derechos de los niños, se destaca la línea telefónica gratuita 102. Disponible las 24 horas, los 365 días del año, esta línea ofrece apoyo y orientación para promover y restituir los derechos de los niños, así como para prevenir nuevas situaciones de violencia.

Related posts

Historias de superación de personas en situación de calle

Periodismo en la Web

Vecinos de Palermo expresan su malestar por los ruidos molestos en la zona

Periodismo en la Web

Preocupación y reclamos por el derrumbe del techo en la escuela Juan B. Justo 

Periodismo en la Web