Periodismo en la Web
medio ambiente

La Ciudad toma medidas para combatir el impacto ambiental de las bolsas de plástico

Cada 3 de julio se celebra a nivel mundial el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, una oportunidad para generar conciencia sobre los daños ambientales causados por estos residuos. En el marco de esta conmemoración, el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desarrolló medidas significativas para construir una Ciudad más sostenible.

En conmemoración del Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, que se celebra cada 3 de julio a nivel global, se busca crear conciencia sobre el impacto negativo de los residuos plásticos en el medioambiente. Estos materiales, debido a su lenta degradación y capacidad de flotar, generan problemas en los cuerpos de agua y se convierten en “microplásticos”, que son confundidos por la fauna marina y obstruyen los sistemas de drenaje.

En respuesta a la gravedad de esta situación, el gobierno porteño prohibió la entrega de bolsas de un solo uso y sorbetes plásticos en toda su jurisdicción. Esta iniciativa se enmarca en los esfuerzos para construir una ciudad más sustentable y se suma a la decisión tomada desde el 1 de enero de 2017, que estableció la eliminación de las bolsas plásticas livianas en supermercados e hipermercados.

Desde la implementación de estas medidas hasta junio de 2022, se ha logrado evitar la entrega de 2.750 millones de bolsas de plástico en la Ciudad. Como alternativa, el gobierno porteño organizó campañas para fomentar el uso de bolsas reutilizables de larga vida, conocidas como “eco bolsas”, que tienen mayor capacidad y resistencia.

Además de la prohibición de las bolsas de plástico, el 22 de noviembre de 2019 las autoridades porteñas también tomaron la decisión de prohibir la entrega, uso y venta de sorbetes plásticos de un solo uso. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, cada año se vierten al océano alrededor de once millones de toneladas de plásticos desechables.

La problemática de los plásticos de un solo uso también afecta a la cadena alimentaria. Peces como el surubí, el sábalo, el patí, el pejerrey y la carpa, provenientes del Río de la Plata, contienen partículas de plástico en su sistema digestivo, lo que lleva a la ingestión inadvertida de microplásticos por parte de los consumidores. Estudios indican que una persona promedio podría estar ingiriendo alrededor de cinco gramos cada semana.

La ingesta de microplásticos se produce a través del consumo de peces y crustáceos, así como del agua potable, especialmente la embotellada. Es por ello que es fundamental reflexionar sobre este tema y sumarse a la propuesta global de “Julio sin Plástico”, recordando que el tiempo que permanece un plástico en nuestras manos es mínimo en comparación con su duración en el ambiente, que puede superar los 100 años.

 

Related posts

En el Día Mundial de los Humedales se celebra la importancia de estos ecosistemas

Periodismo en la Web

En julio la Ciudad participa de la campaña ambiental para reducir el uso de plástico

Periodismo en la Web

Renovación sustentable del Puente de la Mujer gracias a la colaboración de la comunidad

Periodismo en la Web