Periodismo en la Web
Sociedad

El ananá rosa que solo crece en la Ciudad y es una joya nutricional con tintes biotecnológicos

En el año 2020, el mercado de frutas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires experimentó una transformación con la introducción del ananá rosa, conocido como Pinkglow. Esta variedad biotecnológica, desarrollada por la empresa Fresh del Monte y aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) en 2016, está captando la atención no solo por su llamativo color rosado, sino también por sus notables beneficios para la salud.

El origen de esta fruta innovadora se remonta a 17 años de investigación en los laboratorios de la compañía, dedicados a perfeccionar una variedad que acumulara altos niveles de licopeno, el pigmento natural responsable de su distintivo tono. Según Michael Calderón, director legal regional de la empresa, “Nos sentimos muy orgullosos porque son piñas que salen desde aquí, desde Buenos Aires, de Puntarenas, que es donde la empresa ha puesto su atención para desarrollarla por sus condiciones de clima y suelo.”

El licopeno, presente también en frutas como el tomate y la sandía, no solo otorga al ananá rosa su color, sino que también contribuye a sus propiedades antioxidantes. Mario Ulate-Sánchez, gerente de investigación de Fresh del Monte, explicó: “Dedicamos muchos años de investigación, primero, para generar la variedad que acumulara esas cantidades de licopeno y, después, para la selección en campo que nos permitiera obtener los materiales que hoy en día estamos comercializando.”

Además de su atractivo estético, la modificación genética ha mejorado significativamente el sabor de la fruta, reduciendo la acidez característica del ananá tradicional y realzando su dulzura natural. Este aspecto no ha pasado desapercibido para los consumidores y expertos en nutrición. Miguel Ángel Sánchez, director ejecutivo de ChileBio, destaca: “Esta piña biotecnológica presenta un contenido elevado de licopeno, un antioxidante natural asociado con la reducción del riesgo de enfermedades crónicas y la mejora de la salud cardiovascular. Además, ofrece una alternativa nutritiva sin sacrificar el sabor.”

En términos de disponibilidad, el ananá rosa se encuentra exclusivamente disponible a través de compras en línea desde la página oficial de la empresa. Los precios varían, comenzando en US$ 49 por una caja de regalo con una Pinkglow, hasta US$ 119 por cuatro unidades de esta fruta de singular coloración.

En conclusión, el ananá rosa que solo crece en la Ciudad de Buenos Aires no solo representa un avance notable en la biotecnología alimentaria, sino también una opción saludable y deliciosa que ha conquistado el interés de los consumidores por sus características únicas y su proceso de producción innovador.

Related posts

Los estudiantes de la Escuela N.° 5 eligen el nombre a su biblioteca

Periodismo en la Web

Practicas a alumnos, para encontrar su perfil en lo laboral y su carrera

Periodismo en la Web

A 10 años de la tragedia de Once, familiares exigen un transporte público seguro

Periodismo en la Web