Periodismo en la Web
comunas

El Molino Dorado: un rincón de la gastronomía Rusa en la Ciudad

Dimitri Svetlichniy, propietario del restaurante “El Molino Dorado”, convirtió su sueño en realidad al abrir el único establecimiento gastronómico eslavo de comida soviética en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Ubicado en el barrio de Almagro, en Quito y Treinta Tres Orientales, este lugar se ha convertido en un punto de referencia y cuenta con una impresionante selección de treinta tipos diferentes de vodka. Además, destaca por ofrecer tres variedades caseras, que son uno de los grandes atractivos del restaurante.

Dimitri, un hombre emprendedor, llegó a la Ciudad junto a su madre en 1998 con dos mil dólares, apenas cincuenta palabras en español y un objetivo claro. Después de una década de esfuerzo y varios intentos, lograron abrir este original restaurante.

Huyendo de la crisis que siguió a la disolución de la Unión Soviética, llegaron a Argentina desde Járkov. Sin embargo, pronto tuvieron que enfrentarse a la tremenda crisis del 2001. Para sobrevivir, Dimitri trabajó en McDonald’s y luego se trasladó a Mar del Plata, donde se dedicó al estibado de cargas en el puerto y estudió enfermería y kinesiología. Junto con su madre, también tomaron clases de español en la Universidad de Buenos Aires. En 2007, inauguraron una parrilla.

Dimitri relata sus primeros pasos en el ámbito gastronómico: “Nunca me vi como chef, pero me encargaba de asar la carne, y poco a poco, mi madre empezó a ofrecer platos rusos. La magia comenzó en 2008, cuando los comensales comenzaron a pedir menos vacío y más blinis”.

Evaluando la situación, decidieron cerrar durante un mes para reacondicionar el local y reabrir con un enfoque claro: ofrecer exclusivamente comida rusa.

En cuanto al menú, Dimitri destaca: “Los platos que mi madre me preparaba cuando era niño son los que ofrezco. Existe una gran conexión a través de mis platos, son sus recetas”. Aunque su madre ya no está con él, la cocina se convierte en un sólido puente hacia su memoria.

El menú ofrece una variedad de opciones, entre las que se destaca la Sopa Borsch, elaborada a base de remolacha, diversas verduras, champiñones y portobellos. También se pueden degustar los Varenikis de papas con cebollitas tostadas, hierbas y panceta; los Pelmeni, una pasta tradicional rusa rellena de una mezcla de carnes y salsa, acompañados de “crema rusa” a base de yogur natural y crema de leche; y los famosos Blinis de salmón marinado y ahumado con ricota, eneldo y una ligera salsa de manteca, entre otros platos.

Tres platos destacados del menú son la Suprema a la Kiev, la Ensalada Olivier (conocida como ensalada rusa), elaborada según la receta original con papas, zanahorias, arvejas, pepinos marinados, cebollitas, huevo, carne magra hervida, aceitunas, arvejas frescas, crema, queso crema, un toque de mayonesa y hierbas aromáticas, así como las Salchichas con Chucrut Casero, preparadas con fermentación natural.

Además de su exquisita oferta gastronómica, el restaurante se distingue por su decoración, que incluye objetos traídos directamente desde Rusia.

El Molino Dorado es un rincón único en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que invita a disfrutar de la auténtica cocina rusa y sumergirse en un ambiente lleno de tradición y encanto eslavo.

Related posts

Villa Devoto: se inauguró el Distrito del Vino

Periodismo en la Web

La Expo Empleo Barrial trae oportunidades de trabajo en Parque Patricios

Periodismo en la Web

Montserrat: Nuevo bar en altura ofrece una vista panorámica de Buenos Aires

Periodismo en la Web