Periodismo en la Web
medio ambiente

Transformando residuos plásticos en objetos de valor: Conoce el proyecto “Botellas de amor”

En el marco de una iniciativa solidaria impulsada por el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y una Fundación ecológica, se lleva a cabo el proyecto “Botellas de amor”, que busca reciclar objetos plásticos para convertirlos en muebles, pisos y juegos para niños. Este proyecto tiene como objetivo promover la educación ambiental en las escuelas y generar empleo para recicladores.

La propuesta consiste en llenar una botella plástica con residuos plásticos que normalmente descartaríamos a diario. Una vez llena la botella, se puede consultar en la página web para encontrar el punto verde móvil más cercano y depositarla allí.

Para sumarse a esta iniciativa, se debe utilizar una botella y llenarla con plásticos comprimidos. Una botella de 1,5 litros debe pesar aproximadamente 500 gramos. Dentro de la botella se pueden incluir diferentes tipos de plásticos de un solo uso, como envoltorios de comida, bolsas de supermercado, tapas plásticas, sorbetes, vasos, cubiertos desechables, entre otros.

Es importante tener en cuenta que los plásticos deben estar limpios y secos, y no se deben incluir papel, cartón, metal, arena, vinilos, telgopor, guantes de látex, radiografías, esponjas, aluminio, paquetes de yerba, tierra, tetra pack ni telas. Los puntos verdes móviles también reciben otros materiales para reciclar, como pilas, aceite usado de cocina, aparatos eléctricos y electrónicos, cartuchos de tinta y tóner, tela friselina y lámparas en desuso.

Según Jaqueline Schell Delon, subgerente de Residuos Especiales Domiciliarios de la Secretaría de Medio Ambiente, este proyecto brinda una oportunidad para reciclar plásticos que actualmente no tienen un mercado de reciclaje. Por su parte, Daniel Hartman, fundador y CEO de 4E Madera Plástica, destaca que esta iniciativa cumple una doble función: retirar los plásticos del medio ambiente y transformarlos en productos útiles, como la madera plástica, evitando así la tala de árboles.

Una vez recolectadas, las botellas de amor son llevadas a la planta de la empresa 4E Madera Plástica, ubicada en Bernal, donde son procesadas por recicladores. Allí se separa el envase de PET para su posterior reutilización y se procesan los demás residuos plásticos, que son convertidos en una especie de papel picado. Esta mezcla se calienta en una extrusora hasta hacerla maleable, similar a la plastilina. Luego, el material se inyecta en moldes de hierro para obtener listones y postes de madera plástica, utilizados en la construcción de muebles, maceteros y juegos para niños.

El proyecto “Botellas de amor” también ha sido utilizado en la renovación del piso del Puente de la Mujer en Puerto Madero y en otros mobiliarios urbanos adquiridos a través de un convenio de intercambio con la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad.

Con esta iniciativa, se fomenta el reciclaje de plásticos, se promueve la conciencia ambiental en las escuelas y se generan oportunidades laborales para los recicladores. “Botellas de amor” demuestra cómo es posible transformar residuos en objetos de valor, contribuyendo así a la construcción de un futuro más sostenible.

Related posts

La Ciudad presentó Huellas de la Escuela 2024

Periodismo en la Web

Avances y planes hacia el 2024 en la Mesa de Residuos de Transporte de la Ciudad

Periodismo en la Web

El cuerpo de Bomberos de la Ciudad crea la Brigada de Incendios Forestales

Periodismo en la Web